ESCONDE

Tu Florencia

Plaza de Miguel Ángel y la Basílica de San Miniato
En los años en los que Florencia fue capital de Italia, y más concretamente en 1865, el arquitecto Giuseppe Poggi realizó el recorrido que parte de la Puerta de San Niccolò para llegar hasta el Piazzale Michelangelo (Placeta Miguel Ángel) y a la Basílica de San Miniato, situada en Monte alle Croci. La escalinata comienza en el centro de la calle San Niccolò y termina en el lugar sagrado de San Miniato.

  • INFO
  • La plaza está dedicada al gran artista del Renacimiento Miguel Ángel y conserva las reproducciones del David y las cuatro alegorías de la Capilla Medicea de San Lorenzo. Las copias se realizaron en bronce, mientras que los originales son de mármol blanco.
    Una vez que hemos llegado a la Plaza Miguel Ángel, el panorama es maravilloso: en un momento se pueden admirar los Uffizi, el Duomo, el Palazzo della Signoria y el Fiesole, con su magnífico campanario.
    En la parte posterior de la Plaza de Miguel Ángel, nos encontramos con una logia de estilo neoclásico, diseñada por Poggi, y que debería acoger todas las obras de Miguel Ángel, pero que sin embargo siempre ha alojado cafés y restaurantes. Continuando la subida, encontramos las escaleras que nos llevan a la iglesia de San Salvatore al Monte alle Croci. Importante construcción renacentista, la iglesia de San Miniato es testimonio importantísimo de la arquitectura románica florentina.
    La fachada es a la vez austera y hermosa, con un motivo de tímpanos curvos y triangulares que se alternan, como en el Baptisterio; la parte inferior comprende cinco arcadas, el interior está dividido en tres naves; los capiteles están realizados algunos en mármol y otros en "laterizio". La nave central tiene el pavimento dividido en recuadros decorados, y al fondo de la misma, se encuentra la Capilla del Crucifijo obra de Michelozzo y de Luca della robbia.