Hotel degli Orafi - Lungarno Archibusieri, 4 - 50121 Florencia (Italia)
T. +39 055 26622 F. +39 055 2662111 E. info@hoteldegliorafi.it
.


PONTE VECCHIO

Es el puente más antiguo de Florencia: su primera construcción remonta a la época romana. Fue dañado en diversas ocasiones y destruido por las crecidas del Arno. Tras la realización de los “lungarni” en 1345, el puente fue reconstruido siguiendo el diseño de Fioravanti, con tres pasos de arco rebajado a cuyos lados se encuentran dos hileras de tiendas artesanales.
Desde un primer momento acogió los comercios artesanales, mientras que en el Medioevo se convertiría en la sede de los orfebres, aún hoy presentes.
Se puede decir casi con absoluta certeza que Ponte Vecchio es uno de los símbolos de Florencia; a los lados se abren espléndidos arcos panorámicos, mientras que por la parte superior se encuentra el Corridoio Vasariano que une el Palacio Pitti y el Palacio Vecchio.
El Corridoio fue realizado por Giorgio Vasari por orden de Cosimo I de Medici, con el fin de comunicar la residencia de los Medici con el Palacio Vecchio, donde el Grande Duque trabajaba.
Inicialmente, los comercios estaban ocupados por carniceros, curtidores y pescaderos, pero posteriormente, Ferdinando I en 1593, los mandó sustituir por orfebres y joyeros, ya que no quería olores desagradables bajo las ventanas del Corridoio.
Con motivo del viaje de Hitler y Mussolini a Florencia en 1939, fueron abiertos tres ventanales panorámicos en el centro del Corridoio Vasariano. No sería pues una casualidad que con la retirada nazi, Ponte Vecchio fuera el único puente de Florencia no destruido.
Fueron dañados los puntos de acceso al puente y el Corridoio Vasariano se mantuvo como único punto de paso entre el norte y el sur.
Todos los comercios de Ponte Vecchio se asoman al pasaje central; en el centro del puente se interrumpen para dejar espacio a las dos terrazas panorámicas, una de las cuales aloja el monumento de Benvenuto Cellini, apreciado orfebre florentino.